viernes, 4 de enero de 2008

Lilavati. Cuando las Matemáticas se hacen Poesía.

Bhashkara II o Bhashkara el Sabio, nació en torno al año 1114 y fue el matemático hindú más prestigioso de su tiempo. La reputación alcanzada por sus obras fue tan grande que sus manuscritos se estuvieron copiando durante siglos

Sus tres principales obras fueron: Lilavati, Bijaganita, y Siddanta Siromani.
La primera es un tratado de aritmética, la segunda se refiere a cuestiones de álgebra, incluye métodos de resolución de ecuaciones de primer y segundo grado y algunas de tercer y cuarto grado, y la última es una obra de astronomía en la que demuestra sus conocimientos de trigonometría al incluir una tabla de senos y las relaciones entre diferentes funciones trigonométricas.
En el año 1587 el poeta cortesano Fyzi tradujo el Lilavati al persa incluyendo una leyenda que ha pasado a la historia de las matemáticas como la leyenda de Lilavati.


La leyenda reza así:
"Bhaskara II tuvo una hija a la que puso por nombre Lilavati. Al nacer, su padre consultó a los astrólogos sobre el destino de su hija y el horóscopo le reveló que nunca se casaría. Intentando obtener otra respuesta más satisfactoria preguntó a otro astrólogo que le sugirió que llevase a su hija a vivir a un determinado lugar cercano al mar ya que solamente en este sitio tendría una única oportunidad de contraer matrimonio si no dejaba pasar la hora propicia.
Siguiendo estas indicaciones la joven se estableció en este lugar y después de un tiempo pidió su mano un joven hermoso, amable y de buena posición social. Fijaron la fecha y la hora de la ceremonia invitando a sus familiares.
Los hindúes medían las horas del día ayudándose con una especie de reloj de agua al que denominaban cilindro del tiempo. El artificio consistía en un cilindro que se colocaba en el interior de un recipiente con agua. El cilindro tenía un pequeño orificio en la base por el que entraba el agua. A medida que el agua iba penetrando en el cilindro iba pesando más hasta que llegaba un momento en el que se hundía en el recipiente. Se estudiaba para que se hundiese a una hora determinada.
El día de la ceremonia el padre de Lilavati preparó muy bien el reloj para que se hundiese a la hora convenida para ir al templo. Sin embargo, el destino le jugó una faena a la hermosa joven. Una de las veces que fue a mirar el reloj se le cayó una perla de su vestido y la perla obstruyó el orificio del cilindro, por lo que no entró más agua y se pasó la hora fiajda para la ceremonia.
Los invitados se marcharon y las familias se tuvieron que volver a reunir para fijar una nueva fecha para la boda pero semanas después el novio se marchó de la localidad huyendo de su compromiso matrimonial.
El matemático aceptó que no se puede luchar contra el destino y para consolar a su hija le dijo que escribiría un libro muy hermoso al que pondría su nombre y que los hombres de las generaciones futuras se acordarían de ella mucho más que si hubiese tenido hijos.
Y de hecho, esto es lo que ha sucedido ya que la leyenda ha traspasado las fronteras del espacio y el tiempo."



El Lilavati es un tratado de aritmética y alrededor de 270 problemas con enunciados "románticos y a veces también graciosos" donde se abordan las operaciones con números naturales, resolución de ecuaciones de primero y segundo grado, regla de tres, combinaciones y permutaciones, progresiones, y el teorema de Pitágoras. "¡El temario de la ESO de hoy en día!"

Un ejemplo de un problema que aparece en el libro de Lilavati es: "Amable y querida Lilavati de ojos dulces como la tierna y delicada gacela, dime cuál es el número que resulta de la multiplicación de 135 por 12"

Fuente: "El hombre que calculaba" Malba Taham

4 comentarios:

Irene dijo...

Hola José luis,me ha gustado mucho la leyenda de Lilavati,me gusta pasarme por aqui de vez en cuando,pues me relajo lellendo lo que pones y estas historias me encantan.
Espero que te hayan traido muchos regalitos los Reyes...
Saludos!!

M Tere dijo...

Si va a ser verdad, que los matemáticos tienen corazón.
Bueno yo sé que tienes un corazón enorme, aunque... cuando te descuides el hielo es para tí.
Salu2,

pedro dijo...

Hola Jose Luis, el blog esta muy lindo. Podrías poner tu opinión sobre, ¿que es lo que aporta el Lilavati a la Matemática ?

Fis. dijo...

Felicidades
Me gustó mucho este bolg

saludos a todos